Buscar

the Naked Inner–Being

Sin límites, gracias

Lunares

etiqueté lo malo de mí en tus lunares cuando otoño, si triste vuelvo a contarlos

La maniobra “Klaudenkoff”

Conocí a Klaudenkoff en la base militar estadounidense de Rota. En aquellos tiempos yo estaba trabajando en un proyecto con mi amigo Christian. Christian era un artista plástico; un día se decidió a hacer una exposición conjunta con esculturas y... Seguir leyendo →

Fuera del anillo

Salí de aquella fiesta completamente ido. No podía quitarme de la cabeza que ella estaría ahora haciéndole el amor a algún belga en una de esas casitas típicas con sus malditos escalones estrechísimos y el otoño siempre en la terraza.... Seguir leyendo →

Cómo se escribió la guía del autoestopista intergaláctico

Era lo típico, no sé cuántas razas extraterrestres que formaban un senado intergaláctico y toda la pesca para protegerse de los que la iban liando por el universo. El cansino duelo entre el bien y el mal típico de todos... Seguir leyendo →

Hostel Nido de Cigüeñas, nº5

–Ella quería fugarse del mundo para que no le llegasen ni el ruido ni la luz. Lo tenía todo pensado. Para ella, fugarse del mundo, significaba mudarse al barrio de Monmatre, en París. Quería despertarse con la luz matutina y... Seguir leyendo →

Los cazadores de Dioses

La maldita circunstancia del dinero por todas partes ha martilleado incesantemente a los hombres que se negaban a ser hombres. Al final, había que salir del paso, y como todos los ineptos sin estudios, delincuentes y demás desequilibrados, acabé en... Seguir leyendo →

Vagabonding

Somos un puñado de barbudos mirando –ciegos– al gato blanco del puente cuarto del canal. A nuestros veintiunos existíamos; en música, escritos y poemas. Manufacturamos en forma de arte. A nuestros veintiuno ya. Ya habíamos visto todo el mundo, ya... Seguir leyendo →

La cuadra de los ancestros

La puerta es ancha y se deslasca en verde, con oxidadas tachuelas. Rezaba hierático , un esbozo a navaja, de algún ancestro mío. Entrar era devorarse el alma, hidratarse las carnes con cal viva. Una suerte de agujero rural donde... Seguir leyendo →

Soledad

Volvía de fiesta difuminado por botellas vacías, a modo de lámparas de alcohol, contraluces de alcohol, claroscuros de alcohol. La ciudad era una gran sala vacía. Cuanto más feo me veo, más ganas de follarme a alguien. Devoré con ansia... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑