tengo una amiga pelirroja
de esas de faldas de talle alto
que dice que los botellines vacíos
hay que reventarlos en corto
contra farola o esquina de edificio

 

ojalá pudiera amar y dejar ir
con la facilidad con la que apuro un botellín
y lo tiro en cualquier papelera al pasar                                                                                           con la palidez que el otoño otorga al tallo

 

sin embargo
esta amiga.