también las rosas se mueren
y la mía
que era insólita luna                                                                                                                              de día brilla
y de noche se esconde
aunque la protegía con un fanal
el sol sevillano me la secó                                                                                                                   para abrir todos los otoños
y cantaba la rosa mientras moría:
nada como la tierra fresca y el agua nueva…