la diosa de ojos glaucos contempla

su templo de otra época

y ha recordado

en otoño;

 

los penachos de flores irisados

en ofrenda

 

el blando metal ribeteando

su mármol

 

cuando robaron su cuerpo de estatua

del centro